“Neymar actuó de manera culposa al dejar un aparato conectado al Twitter en manos de terceros“, palabras de la sentencia que culpan al crack brasileño de insultar a un árbitro y llamarle ladrón.. por lo que deberá pagar unos 15.000 dólares.